Decr-Ley 18/2020. Prolongación medidas para sostenimiento de la economía coyuntural.

La salud es la causa de el deterioro económico que se está produciendo en todos los países del mundo, en mayor o menor proporción. 

No podemos previsualizar lo que ocurrirá en las próximas semanas, meses o años. Es imposible, ya que es lo que afirman los científicos de la medicina, con disparidad  de opiniones. A los políticos,  poco caso hay que hacerles ya que,  sin tener más elementos objetivos que los médicos , hacen afirmaciones y previsiones, pensando más en su propia imagen que en interés público y social.

Tal como hemos repetido en todas nuestras intervenciones, los empresarios no pueden tomar decisiones pensando en un horizonte a 6 meses, ni a un año. Tienen que actuar, pensando en lo que les puede ocurrir en  la próxima semana,  con la normativa y legislación vigente.

El futuro puede ser desastroso, o no serlo. Tampoco hay que ser pesimista, hay que ser improvisador e intuitivo.

No fue muy conveniente  presentar un ERTE del art. 23 Decr-Ley 8/2020  con las circunstancias  del momento y pensando en que el Estado de Alarma se terminaría pronto.  Estos ERTE’s art. 23 implican el pago de las cotizaciones a la Seguridad Social. O sea,  que si bien no pagan salarios al no tener la empresa actividad, si que les toca pagar las cotizaciones que implican un coste de un 35% de dichos salarios brutos. Esto representa un coste adicional sobre los gastos fijos estructurales, lo cual resulta complicado para aguantar una situación muy precaria. Ello implica también,  para los trabajadores,  consumo de sus prestaciones de desempleo.

Ventaja teórica, pero que va desapareciendo con el transcurso del tiempo. Cada prórroga del Estado de Alarma o situación análoga  –ahora hasta el 30 de Junio–, los del ERTE Art. 22 no pagan cotizaciones y los del 23 si las pagan. Después de esta fecha el Gobierno debe legislar de tal forma que permita flexibilizar las plantillas de la empresas temporalmente, sin la carga que supone el pago integro de las cotizaciones de los trabajadores afectados. Tampoco es lógico, ni  previsible que, hoy, pueda ser mas difícil conseguir aprobar un ERTE del art. 23 que un ERTE del 22. Yo diría, que al contrario, ya que el Gobierno debe dar más facilidades a las empresas con resoluciones automáticas aprobatorias tipo ERTE art.22,  cuanto mas dura sea la recuperación.

Además, es posible que estas situaciones se vinculen a determinados incentivos,  muy necesarios para el ánimo de los empresarios.

Esta previsión a corto plazo, queda ratificada, al observar que el Decr-Ley comentado,  a los que renuncien al   ERTE del art 22, el parcial, con reducción de jornada,  o el total, seguirán teniendo, las empresas de reducida dimensión (medianas), durante los meses de Mayo y Junio,  una reducción de las cotizaciones correspondientes a los que trabajan de un 85% y 70%, o,  de 65% y 45%, si a pesar de desaparición parcial de causas de fuerza mayor  siguen con los contratos de trabajo de sus trabajadores suspendidos.  Ni este último extremo, ni toda norma vigente desde el día de hoy se entiende demasiado  bien,  atendiendo exclusivamente a la redacción literal. En los próximos días no tendrán que explicar su significado.

También hay que frenar respecto al resto de toma de decisiones  empresariales, ya que está cambiando,  y va a cambiar mucho más,  toda la legislación mercantil y bancaria vigente. 

Este Drec-Ley anunciado en el titulo de nuestra circular  dispone lo siguiente

 

R E S U M E N

 

Art. 1.-  Especialidades ERTOS art. 22 R.D.L. 8/2020

Se faculta a las empresas que se acogieron a ERTE por causa de fuerza mayor en virtud del artículo 22 del Real Decreto 8/2020 a continuar en dicha situación de fuerza mayor, mientras perduren las causas que la motivaron y en todo caso, hasta el próximo día 30 de junio de 2020. Esto no está claro, pero la interpretación jurídica es esta. El ERTE y su exoneración se aprobó hasta la finalización del Estado de Alarma, pero ahora parece que va a perdurar hasta la indicada fecha, si se mantienen las causas motivadoras. Si se prorroga hasta pasado el 30/6 los efectos de los ERTE’s aprobados  seguirán vigentes.

Se distinguen 2 situaciones:

    a)        Situación de fuerza mayor total (suspensión de los contratos de trabajo, sin reanudación de la actividad) hasta 30/6. No cambian las causas. Mantienen el derecho a la exoneración del 100% de cotización, mientras dure el Estado de Alarma o, como mínimo, el 30/6. No se sabe cuando se terminará el Estado de Alarma,  definitivamente.

    b)      Situación de fuerza mayor parcial  o total con la correspondiente renuncia antes del 30/6 (reincorporación parcial  o total de la actividad hasta el 30 de junio, primando incluso los ajustes de reducción de jornada). Desaparece parcialmente la fuerza mayor y obligatoriamente algunas empresas afectadas deben renunciar parcialmente o totalmente al ERTE.

A través de este artículo, se desvincula por tanto la duración de los ERTE por causa de fuerza mayor a la situación de Estado de Alarma, tal y como se había establecido inicialmente en el artículo 22 del RD 8/2020 del pasado 17 de marzo.

El Consejo de Ministros podrá extender explícitamente y obligatoriamente la fecha del 30 de junio de 2020 para ciertos sectores de actividad (vinculadas a razones sanitarias),  cuando así lo estime conveniente el Gobierno.

A estas empresas que se ven afectadas por las modificaciones de las causas de fuerza mayor, son las exclusivamente afectadas por los cambios en las exoneraciones de la Seguridad Social, que se expondrán a continuación.

 

Art. 2.- Procedimientos ERTO ETOP

A los procedimientos de suspensión de contratos y reducción de jornada por causas técnicas, organizativas y de producción nuevos, iniciados a la entrada en vigor de la presente Ley, y hasta el 30 de junio de 2020, resultará aplicable el art. 23 del R.D. 8/2020 de 17 de marzo.

Posibilidad que se inicie la tramitación de un ERTE ETOP (expediente por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción), mientras siga vigente un expediente por causa de fuerza mayor. Además, se faculta el cambio, sin solución de continuidad, de un ERTE por fuerza mayor a otro por causas ETOP estableciendo que se retrotraerá a la fecha de finalización del primero y tendrá la duración que se acuerde con los trabajadores, o se imponga unilateralmente por el empresario, sin perjuicio de impugnación de estos.

 

 

Art. 3.- Medidas extraordinarias en materia de protección de desempleo

Las prestaciones extraordinarias por desempleo asociadas a los ERTE, concedidas sin necesidad de cumplir el preceptivo periodo de carencia, se mantienen hasta el 30 de junio (a excepción de lo relativo a los trabajadores fijos-discontinuos. Para este supuesto, las medidas extraordinarios en materia de protección por desempleo se mantienen hasta el 31 de diciembre de 2020). Aquí podemos comprobar la coherencia de que las exoneraciones a los no afectados por los cambios (art 1 Apartado1), no tienen porque terminar con la finalización del Estado de Alarma si es antes del 30/6, pero que la ley no preve esta circunstancia.

 

 

Art.4.  Medidas extraordinarias en materia de cotización

Distingue dos situaciones que ya han sido mencionadas previamente.

1.El supuesto de ERTE de fuerza mayor total (suspensiones al 100%),  parcial, o con reducciones de jornada, las cuales no se modifiquen por no variar las causas hasta 30/6. Tal como hemos explicado.

2.Supuesto de empresas que renuncien, o estén obligadas a renunciar al ERTE por desaparecer las causas, ya sea por incorporación total, parcial o afección de trabajadores con reducción de jornada.

Para este primer supuesto, la normativa establece que la ya prevista exoneración del 100% para empresas de menos de 50 trabajadores y del 75% para empresas de más de 50 trabajadores seguirá manteniéndose para las cuotas de mayo y junio de 2020.

Para el segundo supuesto supuestos que se renuncien o se vean obligadas a renunciar al ERTE por desaparición de las causas  de fuerza mayor total o parcial o reducción de jornada,  se diferencian a su vez dos supuestos, en función de la reanudación de la actividad:

Reanudación de la actividad. Lo normal. O sea,  que efectivamente todos o una parte de trabajadores vuelva al trabajo, aunque sea con reducción de jornada completa o reducida tendrán las siguientes exoneraciones en la cotización.

Empresas con menos de 50 trabajadores: Se producirá para los empresarios una exoneración del 85% en mayo y del 70% en junio de 2020, solo respecto para los que vuelvan al trabajo, al quedar desafectados por el ERTE total, o que era ya parcial y ahora es más parcial. Esto no se entiende.

Empresas con más de 50 trabajadores: Se producirá una exoneración del 60% en mayo y del 45% en junio de 2020.

No está claro , pero entendemos que los que se mantengan en el ERTE seguirán teniendo, los empresarios la exoneración total.

No reanudación de la actividad. Aquí ya no entendemos nada, por lo menos nosotros. Dice el Decr-Ley “respecto a las personas  trabajadoras de estas empresas  que continuen con sus actividades suspendidas a partir de los efectos de la renuncia………”. Parece que diga de las empresas que debiendo iniciar actividades no las realizan, no continuan las actividades suspendidas y los trabajadores siguen con sus contratos suspendidos, en este caso se aplica esta otra exoneración parcial que indicaremos. ¿Si renuncian al ERTE, total o parcialmente, como van a seguir suspendidas sus actividades ? Falta una coma despues de “estas empresas”  y antes de “que continuen”. 

Nosotros creemos que quiere decir que los trabajadores que continuen inactivos, o sea que no trabajen en la empresa activa por renuncia total o parcialmente al ERTE, o  por disposición del Consejo de Ministros, en lugar de tener la exoneración del 100% solo tendran este porcentaje nuevo que se dirá.  No obstante no parece lógico que estas empresas sean tratadas de diferente forma de las que continúan con un ERTE total  o parcial y no les afecta esta disposición. O sea los señalados en Art. 1 Apartado 1. 

Las exoneraciones que tendrán estos últimos empresarios respecto a sus trabajadores con contratos aún suspendidos y afectados por la atenuación de la fuerza mayor.

Empresas con menos de 50 trabajadores: Se producirá una exoneración del 60% en mayo y del 45% en junio de 2020.

Empresas con más de 50 trabajadores: Se producirá una exoneración del 45% en mayo y del 30% en junio de 2020.

 

Art. 5.- Limites relacionados con reparto de dividendos y transparencia fiscal

No podrán acogerse a ERTE por causa de fuerza mayor las empresas y entidades con domicilio en paraísos fiscales.

Imposibilidad de repartir dividendos en aquellas empresas que se hayan acogido a este tipo de ERTE, formulando dos excepciones en las que sí procedería por el contrario tal reparto:

– Si la empresa procediera, con carácter previo, a la devolución de las cuotas de Seguridad Social de las cual se había venido beneficiando.

– En aquellas empresas que, a fecha de 29 de febrero de 2020, tuvieran una plantilla de menos de 50 trabajadores.

El reparto de dividendos durante el ejercicio de 2020 a cuenta de los resultados de 2019, es perfectamente compatible con la norma. Resultará incompatible el reparto de dividendos correspondientes al 2020, es decir, coincidentes con el ejercicio en el que se aplicó el ERTE.

Los accionistas no podrán ejercitar el derecho de separación establecido en la Ley de Sociedades de Capital, la compañía ni ser compensados si no se reparten dividendos en un ejercicio.

 

Cláusula de mantenimiento del empleo

Se flexibiliza la cláusula aunque no desaparece. A través del acuerdo se modifica la controvertida Disposición Adicional Sexta del RD 8/2020 de 17 de marzo que contiene la cláusula de mantenimiento del empleo especificando que, el cómputo de 6 meses a los que se refiere la mencionada cláusula empezará a contarse desde la incorporación al trabajo efectivo de personas afectadas por el ERTE (aunque ésta sea parcial o sólo afecte a parte de la plantilla).

La prohibición no alcanza a los despidos disciplinarios declarados como procedentes, dimisión, muerte, jubilación, I.P.T., I.P.A., Gran Invalidez, Fin del llamamiento de contratos fijos discontinuos (interrupción), y finalización de contratos temporales  y finalización contratos de Obra.

Tampoco será de aplicación la cláusula de salvaguarda de empleo a aquellas empresas que estén en riesgo de concurso de acreedores en los términos que prevé el artículo 5.2 de la Ley Concursal. Dicha circunstancia deberá acreditarse ante la Inspección de Trabajo.

Este compromiso de mantenimiento de empleo se valorara en atención a las características específicas de los distintos sectores, teniendo en cuenta en particular las especificidades de aquellas empresas que presentan una alta variabilidad o estacionalidad del empleo. 

 

About: *


Translate »